Lunes previos a un quirófano.

Mama se va a la Guerra - Lunes previos a un quirófano

Sigueme en 

Lunes, pero no uno cualquiera, un lunes previo a entrar en quirófano.

Un lunes lleno de nervios (por mucho que lo quiera negar), se acerca el día, otro 20 abriendo las puertas de esa sala fría, otra vez la mezcla de esos sentimientos entre alegría y miedo. Y es que la primera vez que entraba allí, no tenía ni idea de todo lo que eso iba a suponer para mi, creí estar preparada hasta el ultimo instante donde ese cartel de "prohibido el paso" encima de esa puerta marcaba la separación entre ellos y yo, entre mi vida y las suyas, tener que soltarle la mano a los míos. Esta vez pensé que la cosa sería distinta, es por prevención, nada que ver con aquella primera vez, pero...

   

- Cristina, todo esto ya lo has vivido, será "pan comido" me repito una y mil veces. 

 

Pero siento exactamente todo lo contrario, se a donde voy, que pasa cuando sales de allí, como te sientes, lo mal que te sienta la dichosa anestesia y los tan maravillosos vómitos que te produce la anestesia, (modo ironía total). Se de llorar por haberse terminado todo, y de reír de alegría por abrir los ojos y verme allí entre ellos, señal de que todo a ido bien. Y todo eso que yo creía ver como ventajas del asunto, se convierten en inconvenientes, ese 20 de Abril de 2016 tenía miedo a lo desconocido, este 20 de Septiembre de 2017 le tengo miedo precisamente a todo eso que ya se. La cuestión es que no consigo que desaparezca, no soy capaz de quitar esa angustia que produce un puñetero quirófano, ¡que rabia me da eso! 

Lo que si se, y eso sí juega a mi favor, es que todo va a salir genial, exactamente igual que aquella primera vez, lo siento pero no le doy nunca opción a que algo pueda salir mal, eso no se me pasa ni por la cabeza, y soy consciente porque lo viví, de que las cosas no andan siempre como uno quiere, pero no podemos andar pensando que todo saldrá mal, (manera muy poco saludable de vivir).  

 

- ¿Y entonces Cristina, a que tienes miedo?  (se pregunta mi "yo" interior...).

 

Pues no lo se, la verdad es que no tengo ni idea, hay algo, el saber, el no saber, o quizás es la simple sensación de desconectar de este mundo, de mi vida por unas horas, podéis tacharme de loca si queréis, pero no me hace ni pizca de gracia eso.

Así que, por si a caso mi miedo, ese que hace que esté aquí contando hoy todo esto me bloquea demasiado, voy a exprimir estos dos días con aquello que se me da genial,

"VIVIR"  porque si una cosa tienen los días así, es que vuelven a recordarte de lo fascinante que es estar vivo, si si, eso taaaan simple y que no apreciamos nada, que hacemos por inercia, sin darle valor alguno.

 

- ¡Quirófano, espérame que voy. Vida, a la vuelta te sigo exprimiendo! 

 

 

¡Ey! y vosotros a vivir, nos leemos a la vuelta y nos contamos, que ni yo seré la misma, ni vosotros tampoco...

 

#mamasevaalaguerra.