Vamos a querernos de nuevo.​

Mama se va a la guerra - Vamos a querernos de nuevo

Sigueme en 

Ese instante, en el que toca quitarse el vendaje y ver tu realidad, tu nuevo yo, ese cuerpo marcado por el dichoso monstruo, ese precio a pagar por estar viva. Que al mirarte cada día al espejo va a recordarte que fuiste la persona más fuerte que jamás pudiste imaginar. Pero ahora toca quererse de nuevo, obligarte Cristina a que te guste lo que ves, a concienciar a tu cabeza que apartir de ahora "somos así" somos un cuerpo casi con más cicatrices que pecas. A lo largo de nuestras vidas, todos pasamos por algún que otro complejo, que si me falta de aquí, me sobra de allí, que si esto estaría mejor así, (me incluyo). Y llega un día como este que os describo, en el que al mirarte se te quitan todas esas tonterías de golpe (muy respetables todas, pero tonterías hoy para mí). Atrás quedó el me sobra, me falta etc... Cuando tienes que volver a quererte, cuando tienes que sacar tus agallas de mujer, plantarle cara a un espejo que muestra algo que no te gusta, algo que tú no has escogido, algo que el capricho de la vida y del cáncer te ha impuesto a la fuerza, entonces sí, me quejo, pataleo, lloro de rabia, de impotencia, me hago pequeña ante mi reflejo, ante este cuerpo que una vez fue y ya jamás volverá a ser igual. Y sí, hoy tengo derecho a quejarme de verdad, no hace unos años cuando decía que mis caderas eran grandes o mis piernas muy delgadas.

 

- Cristina, estabas cargada de chorradas.

 

Pero hoy también sé, que con el tiempo volveré a quererme de nuevo, volveré a abrazarme, a mí, a mis cicatrices, esas que son vida por muy duro que sea mirarlas. Porque lo conseguí una vez y lo haré de nuevo.

 

Porque aprendí,

que lo importante no es la piel,

sino lo que viste debajo,

que no es el pelo,

sino la cabeza que lo lleva,

que no son los ojos,

sino el brillo que desprenden,

que no son los labios,

sino las palabras que salen de ellos.

Que no somos solo cuerpo

somos alma.

Y a esta

no la hace "fea" unas cicatrices,

esta quizás

se hace más bella,

cada vez que tiene

que quererse con una más de ellas...

 

 

Y recuerda, que la verdadera belleza de las personas la que hace que tiembles al mirarla, está sin duda alguna en su interior, debajo de cada una de sus cicatrices, las que se ven, y las que no.

 

#mamasevaalaguerra.

Contagem de