Para los valientes

¡Lunes! Cuantos días sin pasar por aquí, y no por falta de ganas, si no por la suma de mucho trabajo y con ello muchos proyectos, y de eso precisamente vengo hablaros hoy.Hace unos días Joaquín Martínez inspector del cuerpo de policía de Malgrat de Mar, (el pueblo que me ha visto crecer) tuvo el detalle de hacerme llegar personalmente el escudo que sostengo en mi mano, junto a él y la alcaldesa Carme Ponsa apoyando la causa. Estos escudos forman parte de una gran iniciativa que puso en marcha dicho cuerpo de policía, y otras localidades más. Su precio a la venta es de 4€ y podréis encontrarlos en diferentes puntos, colegios del municipio y en la misma comisaria. La recaudación de dicho importe irá destinado al proyecto #PARALOSVALIENTES con la finalidad de poder recaudar fondos para construir el PEDIATRIC CÁNCER CENTER del Hospital Sant Joan de Deu situado en Barcelona, el centro más grande de Europa y uno de los más importantes del mundo. En él, contaremos con las infraestructuras, las herramientas y el valor de grandes profesionales para tratar e investigar el cáncer infantil. Será un centro al servicio de todos los niños del mundo, hecho con el valor de todos y para todos. Trabajaran para curar más casos que hoy aún no tienen cura, poder mejorar el tratamiento de los que sí se curan, reducir el impacto emocional en los niños y sus familias y facilitar el acceso a todos los niños del mundo. ¿Suena genial verdad? Pues gracias a estas iniciativas el camino cada vez se hace más corto, porque esto por desgracia es una realidad y se llama cáncer infantil. Así que hay que llenarse de valor para juntar las fuerzas, las ganas y entre todos intentar combatir esta lacra que cada día afecta a más niños. Porque esto no llega, esto no nos toca, eso no queremos ni nombrarlo porque da miedo, mucho miedo, creerme que se te paraliza el cuerpo cuando los escuchas, pero está ahí, y sigue haciendo daño y sigue llevándose a muchas vidas por delante. Y desde aquí quiero aprovechar para decir que estoy orgullosa de ver como las personas, un pueblo entero se une por una causa, sale a la calle a luchar por aquello que algunos nos ha tocado vivir tan de cerca, y así nos hacen saber que no estamos solos, que en esto somos uno y vamos a una. Gracias Malgrat de Mar, gracias a las personas que lo hacéis posible, porque no hay mayor muestra de humildad que ponerse en el lugar del otro, y vosotros en eso habéis demostrado tener medalla de honor.  Con lágrimas en los ojos ¡GRACIAS!     “Individualmente, somos una gota. Juntos, somos un océano” – Ryunosuke Satoro 

Mi deseo para 2018

- Empezar dieta.- Dejar de fumar.- Apuntarse al gimnasio.- Empezar clases de inglés. ¿Os suena verdad? Una de esas listas que solemos hacer cada año, de esos nuevos ( y no tan nuevos ) propósitos que nos marcamos ese 1 al estrenar el calendario. ¿Quién no se lo ha propuesto alguna vez?  Cada una de estas listas varía en función de la necesidad de cada uno, claro está, de esa fuerza por querer superar nuestros "imposibles" eso que tanto nos cuestan y que no hay manera de poder llevar a cabo, o sí, pero duran apenas unos días y vuelta a empezar, se quedan en intentos. Son bastante similares todas, y lo curioso es que en ellas nunca leo un:  - Empezar (volver) a ser feliz.- Ir a por ese sueño.- Dejar de hacer aquello que no me hace bien.- Mirar un poquito más por mí. ¿Esta lista se hace rara verdad? Pues es en el fondo, lo que realmente nos tendríamos que proponer cada comienzo de año, he intentar poner en práctica cada uno de esos 365 días que tenemos por delante. Vamos pasando las hojas de dicho calendario, mes a mes, año tras año, y llegará el día (y ojalá que no) que te sientes a observar los recuerdos de tu vida, esos que se ven sentados a solas contigo, con una buena taza de café y la mirada perdida.Y entonces verás que en cada uno de ellos, cabía más vida, más felicidad, más sueños cumplidos y no por cumplir, más de todo lo que verdaderamente importa en la vida. Más, de aquella sencillez que la componen y que se nos escapa en cada una de esas listas sin cumplir...  Hoy 01/01/2018 os invito a tod@s a tirar esas listas, y si aún no la habéis hecho, a que os sentéis con vosotros mismos y os preguntéis cual es realmente vuestro propósito en esta vida.  Y desde este mi rincón, vuestro rincón también, daros las gracias por este año, por acompañarme e ir haciendo camino juntos.  ¡Feliz 2018! "No importan los años de vida, sino la vida de los años"  #mamasevaalaguerra​

Llenos de Vida.

​Hoy vengo a presentaros un proyecto único, un proyecto que además de generar un gran impacto y repercusión en el conjunto de la sociedad, trasmite un claro mensaje de vida a todas aquellas personas que conviven actualmente con un cáncer, para ayudarles a superarlo de la mejor manera posible. Os presento DIARIO DE VIDA. Un proyecto que nace de la Fundación Sandra Ibarray del cual tengo el placer de formar parte junto a 26 supervivientes más. Un libro donde todos contamos y compartimos nuestra experiencia con el cáncer, como lo vivimos, que sentimos, que aprendimos de la experiencia, y un sin fin de etc. más...Es uno de esos libros que al tenerlo en las manos crees tener la sensación de súper poder, es tan valiosa la información que contiene, somos almas abiertas en canal contando nuestra historia, cada una tan diferente a la otra y a la vez con un mismo sentimiento, si algo está claro es, que cuando terminas de leerlo las ganas de vivir se multiplican por mil. Este proyecto empezó hace unos cuantos meses atrás, recuerdo la emoción al cruzar la puerta de esa sala, donde me esperaban un sin fin de cámaras, miradas, personas que no conocía de nada, mis nervios eran considerables y se podían notar a lo lejos. Al fondo de esa sala me esperaban Sandra Ibarra y Juan Ramón Lucas junto a su equipo, ese que en menos de diez minutos se iba a convertir en mi confidente, esos ojos a los que le iba a contar mi experiencia con el cáncer y todo lo que eso había conllevado en mi vida. Desconocidos sí, pero todos unidos queriendo dar voz por una misma causa, y esa causa era vida. ¿Conocéis alguna causa mejor?Una tarde llena de emociones, de risas, de lágrimas, de abrazos de más de seis segundos como dice Ana (si no son mínimo de seis segundos, no cuentan como abrazo) ¡me encanta! Después ese día ya solo tocaba esperar, me vuelvo de Madrid con esas ganas y esos nervios de ver ese trabajo acabado, de poder tocar ese libro y de ver el fruto de tanto sentimiento en esas hojas. ¡¡Y llegó!! 28/11/2017 Día en el que se presenta el libro en Barcelona, más nervios, más ganas acumuladas de poder tener el libro en mis manos, y más ganas aún de poder abrazar a Sandra Ibarra y a Juan Ramón Lucas después de tantos meses. El encuentro tuvo lugar en la preciosa Librería Bernat donde allí tuve el placer de conocer a Mercedes Milá, Víctor Amela, y muchísimas personas fantásticas más. Fue una velada increíble, muy emotiva, pero sobre todo muy acogedora, esa sensación de estar sentada en el salón de tu casa compartiendo una bonita charla con amigos. Un rato de esos que jamás olvidas, de esos que quedan grabados a fuego en la retina y para siempre en el corazón. Y que siga pasando la vida y que nos vaya llenando de vida de esta manera tan bonita. Y últimamente tengo el privilegio de poder dar las gracias por cómo me hacen sentir las personas, sensaciones vividas y sentimientos encontrados. Así que una vez más y sin cansarme nunca de darlas:  ¡GRACIAS!  "El pasado te enseña o te moldea, pero nunca debe condicionarte porque loimportante es lo que vives y lo que queda por vivir" #mamasevaalaguerra

Vivir es Elegir.

 Hace dos semanas tuve el placer de poder formar parte del primer encuentro de las Alas de Samotracia.Recuerdo hace ya varios meses atrás cuando Alicia se puso en contacto conmigo para hacerme la propuesta: - ¡Cristina te quiero allí! Por supuesto no lo dudé ni un segundo, esa propuesta sonaba genial, como no formar parte de ella, hacerlo iba a ser todo un privilegio.La aventura empieza cuando Alicia me manda el cartel de presentación ya terminado, ver mi nombre allí como testimonio ya hizo que se me erizara todo el vello del cuerpo. - ¡¡Cristina vas a hablar en público!! (no paraba de repetirme eso a mí misma una y mil veces) Lo de escribir dicen, se te da bien, ¿pero hablar? era ese momento de pánico, donde el miedo te juega malas pasadas y es o luchar contra él o que te lo eche todo al traste. Elegí la segunda (nada fácil, por cierto). Dejando el pánico de hablar en público a un lado, viernes día 17 de noviembre maleta en mano dirección al aeropuerto, donde allí me iba a encontrar con una compañera de aventura Yani, donde la hora de retraso del vuelo hizo que una vez subidas en el avión dirección Alicante, tuviera la sensación de conocerla de toda la vida. Una mujer dulce, risueña que sabes que va a hacer de ese fin de semana unos días aún mejor.Una vez allí nos esperaba Alicia, a la que conocía por teléfono y nada más, de esas personas que te has imaginado como serán solo por el tono de voz ¿no os ha pasado nunca eso? yo lo suelo hacer mucho, les pongo caras a las voces que hay detrás del teléfono, es divertido (sonrío). Alicia con una sonrisa de oreja a oreja un abrazo que te quitan todos los nervios de golpe y esa voz tan llena de vida nos daba la bienvenida. Sí, desde el primer minuto me sentí como en casa, mejor dicho, me hicieron sentir como tal. Alicia le acompañaba una mujer de aspecto muy elegante, Eugenia, ¡dios! todo tendríamos que tener una Eugenia en nuestra vida, cuanta vitalidad. ¡Yo de mayor quiero ser como ella! Entre presentaciones, carcajadas, maleta para arriba, maleta para abajo, nos sentábamos a cenar y a compartir un poco de lo que sería la experiencia del sábado, una cena de confesiones, donde cada una contó un poco de su historia, fue el aperitivo de lo que iba a ser el gran día. ¡Y llegó! Sábado 18 de noviembre, Hort de Nal. Qué lugar más bonito, que vistas tan impresionantes, una finca rodeada de palmeras, porque eso sí, Elche tiene la concentración de palmeras más grande del mundo, si no es así poco le falta. Que paisaje, que paz trasmitía ese sitio, el reflejo del sol en esa piscina junto a la temperatura tan cálida que hacía recordaba a los días de verano, y a quien no le gusta un día de verano...Un centenar de mujeres le daban vida y más alegría a ese lugar, risas, miradas entre desconocidas, que al poco rato se iban a convertir en compañeras de un día muy muy especial.La inauguración del acto corrió a cargo de Alicia, que fue la que organizó el encuentro y presentó oficialmente su proyecto solidario, la ONG VICTORIA RECUPERA SUS ALAS, una entidad sin ánimo de lucro que se encarga de la recogida de alimentos y libros para niños y familias con pocos recursos, donde todas las participantes colaboraban con el desembolso de su entrada.Tras su intervención, le tocaba el turno Silvia Rodríguez, psicóloga experta en Dependencia Emocional, sus explicaciones dieron paso a un diálogo entre nosotras, un sin fin de preguntas abordaban a Silvia y ella con su mejor sonrisa y ese toque de humor, hizo que, de un tema muy delicado, se pudiera sacar incluso más de una carcajada.Después de esa charla tan interesante, parón para comer y luego llegaba el gran momento. - ¡¡¡Vas a subir al escenario y vas a plantarte delante de todas esas mujeres!!! Repetía una voz interior una y otra vez.  Era imposible comer algo ante tantos nervios, vale mentira, a mí ni los nervios me quitan el hambre, y más con la pinta que tenía todo, ¡estaba delicioso! - Ya está, ya no hay marcha atrás, sin darte cuenta estas sentada junto Alicia, Yani, Raquel y Alyne encima del escenario y Alicia te está presentando. Era la segunda vez que contaba mi historia en público, esa historia que cada vez que recuerdo me hace llorar, y al contarla sabía que no iba a ser menos, desnudé mi alma en otro formato que no era el mío habitual, está vez no escribía, esta vez iban a ver el dolor reflejado en mis ojos, una voz que tenía que parar porque nudo en la garganta no me dejaba seguir. En dos minutos tenia las miradas de complicidad abrazándome en la distancia, esas mujeres desconocidas lloraban conmigo, veía en sus rostros como hicieron de mi dolor el suyo, y como sus ojos se inundaban de lágrimas a la vez que los míos. Os prometo que pude sentir el calor y el cariño de cada una de ellas, desnudar así mi alma no fue fácil, pero poco a poco aquello que me producía pánico acabó menguando, y terminé hablando con amigas, con compañeras de vida. No podría expresar del todo que sentí, solo sé que una vez más fui capaz de ver como el ser humano cuando se da la mano, cuando camina junto a una misma causa, cuando desnuda sus miedos, sus peros, y está dispuesto a dar y a recibir es algo maravilloso. Deseo que todas y cada una de las mujeres que estaban allí en esa sala, recibieran por mi parte el mismo cariño, que pude recibir yo de ellas, y la gran lección de humanidad que nos dimos entre todas. ¡GRACIAS y mil veces GRACIAS! Nos vemos a las próximas chicas, y recordad: "TENEMOS QUE QUERERNOS MUCHO, PERO SOBRE TODO TENEMOS DE QUERERNOS BIEN".  #mamasevaalaguerra

La felicidad es una actitud.

​A menudo me preguntan que cosas han cambiado después del cáncer, o que cosas he cambiado, como es ahora mi día a día, hábitos, etc...La verdad que después de la palabra cáncer no cambia algo, cambia todo, pero sobretodo cambia la forma de ver las cosas, el enfoque a la hora de vivir la vida. El hecho de despertar sana y acostarse enferma jamás entró en mis planes, tuve que reeducarme, empezar totalmente de cero, aquello que había aprendido en la vida y que hasta entonces creía que me había hecho madurar me parecía de risa, nada de todo aquello me servía para esto, me sentía totalmente perdida, no encontraba respuestas a esa libreta llena de preguntas. El cáncer es una de esas cosas de la vida que te hace crecer de golpe y a la fuerza. Y después de levantarme tras esa "paliza de realidad" nunca más fui, ni nada fue, igual. Mis hábitos en si, mi día a día no es que se hayan visto muy cambiados, sigo haciendo casi lo mismo que antes como cualquier otra madre, mujer, hija, amiga etc... Mi alimentación no ha recibido un cambio brusco, he sido de comer siempre de todo, y muy variado, (sigo pecando de vez en cuando con el chocolate) eso no hay cáncer que a mi me lo quite, (sonrío). El deporte siempre me ha gustado, y mantenerme activa me ayuda a tener la mente despejada. De todo esto que os nombro el mayor cambio es la forma que tengo AHORA de hacerlo, el orden, la prioridad y la actitud. Como pasas de hacer algo por inercia, porque toca, a ver la belleza en ello, está claro que todos tenemos obligaciones y tareas que no nos gusta tanto hacer, pero que eso no nos quite o nos apague la sonrisa, yo dejé de llamarlas obligaciones y pase a llamarlas oportunidades. Porque eso es cada cosa que hacemos, un sin fin de oportunidades aunque no queramos o no sepamos verlo, el hecho de poder realizar ese "algo" ya es todo un privilegio, creerme que sí. La cantidad de veces que habré querido levantarme de la puñetera taza del wáter mientras entre vómitos post quimo maldecía no poder dar ni un solo paso sola. Y de allí, de esos parones obligatorios que te pone la vida por delante, de esas horas y horas postrada en una butaca de hospital que dan tantísimo que pensar salen los cambios, esos maravillosos cambios, que van hacer que gracias a ellos seas capaz de ver la vida con otros ojos, con esos con los que otros seres aun no han logrado ver, de ahí que siempre digo que las verdaderas lecciones de vida vienen de las malas experiencias, no de las buenas precisamente, (por lo menos en mí caso). Recuerdo haber aprendido algo siempre que termino limpiándome las lagrimas, o sacudiéndome las rodillas.Así que a la pregunta,  - ¿Qué has cambiado después del cáncer?  - ¡MÍ ACTITUD!  Lo más importante para afrontar un día a día por más simple y sencillo que parezca, la actitud frente a las cosas, frente a los cambios, los que decidimos y los que nos llegan por sorpresa. Actitud es tener la capacidad de que algo que no quieres que te perturbe no lo haga, no simplemente aparentar que no lo hace.   La actitud es una pequeña cosa que hace una gran diferencia. (Winston Churchill)  #mamasevaalaguerra

...
...